No apto para clásicos

Mané Mané presenta su «desestructuración de la moda» en la MBFW de Madrid

Luz escasa, tonos rojos y una música industrial empieza a sonar. Nos transportamos a una calle de los suburbios neoyorkinos en el momento en el que las rimas en forma de rap se agolpan una tras otra. El camino se ilumina a la vez que la primera modelo comienza su andadura por la pasarela. Desde este mismo momento, los asistentes se preparan para ver algo fuera de lo convencional.

Destrozamos el traje ejecutivo convirtiéndolo en piezas femeninas. El diseñador Miguel Becer despide a los peces gordos de Wall Street y los lleva a la calle donde la gente de a pie demuestra de qué pasta está hecha. Más que un estilo desenfadado, nos encontramos ante un salvajismo que proclama la guerra al sistema establecido.

Tiramos a la burguesía por el suelo, les arrebatamos sus pieles y convertimos la lazada al cuello característica de prestigiosas firmas como Saint Laurent en el propio símbolo de una nueva clase que está dispuesta a defender con uñas y garras el futuro que les espera.

841

No nos encontramos ante una colección cualquiera, sino que tenemos ante nosotros un reflejo de nuestra realidad más cercana. Jóvenes que se encuentran con una visión del futuro oscura. Acostumbrados a las estructuras clásicas no cambien. Obligados a recolectar los retazos de su propio ser. A caer a lo más bajo. A no encontrar nada. Y es ahora, cuando nos toca levantarnos y decirle a la sociedad que lo importante no es el futuro, porque el presente ya es nuestro.

Una mirada casi apocalíptica, fruto del trabajo del diseñador Miguel Becer, quien realiza un estudio de las tendencias propuestas para la próxima temporada Otoño Invierno. Su reinterpretación de los 70s no nos lleva a una estética alegre. Por el contrario, nos sitúa a mediados de década, cuando un joven Mel Gibson interpretaba a Max en un film de culto que daría a luz a la estética trash. Sin lugar a dudas, Mad Max instauraría el reinado de los cortes imposibles y asimétricos, acompañados de piezas reutilizadas o, como nombramos en la actualidad, upcycling.

Figuras inexistentes frente a tejidos que evidenciaban las curvas femeninas. Prendas mini y sugerentes en contraste con abrigos y vestidos largos. La oscuridad frente a un camino de luz. Becer no sólo ha roto todos los esquemas, sino que ha brindado de cierta esperanza a las nuevas generaciones.

Publicado por sinadiaz

Sina. Fashion & Music Communication Una de esas personas que decidieron ir a la capital "a ver si colaba"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: