Hi Corea! y Holögrama convierten la Sala X en un potenciador de sentidos

El pasado viernes las puertas de la Sala X volvieron a abrirse para nosotras. En el menú, dos grupos dispuestos a saciar nuestra apetito musical: Hi Corea! y Holögrama. Pero si de alguna manera podemos catalogar este concierto sería de “indescriptible para el lenguaje humano”

[ Para YLM Magazine ]

Nada más entrar en la sala podemos observar todos los componentes necesario para el concierto. Bajo tenues luces rojas se presenta Holögrama. Un fondo geométrico pasa a presentar el Episode 97 a la vez que las notas graves resuenan en la sala. Thylakos tiembla, transmitiendo ese mismo temblor a la línea de la guitarra a la vez que Cráneo Prisma hace vibrar una nota con su voz. La psicodelia se hace presente en la pantalla en claves blancas y negras, como si claváramos la lente en un aspecto concreto de un conjunto de neuronas acebradas. De repente, comienza la sinapsis.

A golpe de batería la conexión con nuestras entrañas se hace evidente. Como el plano que desarrolla la cámara que nos lleva por el interior de ese personaje sin nombre al que Tyler Durden apunta con una pistola. La sensación se traslada al estómago. La sala retumba. Estamos en lo alto de una montaña rusa. Y, sin embargo, no hacemos otra cosa más que subir. Entrando en trance. Las imágenes se agolpan en nuestras retinas.  Nos colocamos en la cima más lentamente hasta que el primer vagón comienza a caer por este recorrido que es nuestro propio cuerpo.

Durante el siguiente tramo llega la tranquilidad. Como un paseo en barco por tus venas. La marea empieza a llevarnos más hacia adentro a un ritmo más acelerado. La adrenalina hace que el bombeo del corazón siga la música. La velocidad solo atiende a las manos que controla la mesa de mezclas y las baquetas que suenan delicadas pero firmes. La batería nos acelera. Llevándonos a, permitidme las palabras, el éxtasis de un orgasmo. Sientes la electricidad. La percusión. El movimiento de las cuerdas. Y, finalmente, te conviertes en una onda de sonido que se va apagando.

Holögrama ha conseguido que sintamos una conexión con nosotras mismas que no habíamos descubierto hasta ahora. Pero ahora llega el turno de Hi Corea! Quienes en repetidas ocasiones han logrado que nuestros sentidos interactúen con lugares que van más allá del espacio físico que conocemos.

A golpe de batería, de guitarra, de todo. Se adueñan de toda la sala. El  escenario. El suelo. La barra. La gente. Incluso de aquellos que se encuentran a las puertas escuchando destrangis. Los integrantes se mueven al ritmo de sus  instrumentos. Bailando con las luces. Sintiendo cada molécula de la sala.

Las imágenes llenas de una psicodelia en tonos morados, azules y verdes. La voz de Clarisa nos mece suavemente, hipnotizándonos. Como un animal salvaje en paz. Preparándose para correr y sentir la tierra fría bajo nuestros pies. Somos el fuego que aviva esa libertad.

La voz de Berni comienza el siguiente tema al que se unen las de Clarisa y Carlos. Sonríen. Siendo conscientes de que están transmitiendo algo que atrae su curiosidad. Nuestros latidos se aglomeran, pretendiendo recibir toda la información que nos mandan. Tarea imposible. Esto no va de analizar. Esto va de sensaciones.

Una imagen se nos queda marcada en la retina. Cada uno bañado por una luz diferente. Azul, fucsia, verde, amarilla y blanca. Una gama cromática que fluye a través de los sonidos y te hace sentir que casi puedes palpar lo intocable.

Un viaje a través del tiempo y el espacio. Donde los sonidos de  principios de los noventa entran por la puerta grande de un club de Estados Unidos. Siempre hemos escuchado que “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Pero lo que estamos viviendo aquí y ahora supera cualquier comparación.

Las imágenes llenas de una psicodelia en tonos morados, azules y verdes. La voz de Clarisa nos mece suavemente, hipnotizándonos. Como un animal salvaje en paz. Preparándose para correr y sentir la tierra fría bajo nuestros pies. Somos el fuego que aviva esa libertad.

La voz de Berni comienza el siguiente tema al que se unen las de Clarisa y Carlos. Sonríen. Siendo conscientes de que están transmitiendo algo que atrae su curiosidad. Nuestros latidos se aglomeran, pretendiendo recibir toda la información que nos mandan. Tarea imposible. Esto no va de analizar. Esto va de sensaciones.

Una imagen se nos queda marcada en la retina. Cada uno bañado por una luz diferente. Azul, fucsia, verde, amarilla y blanca. Una gama cromática que fluye a través de los sonidos y te hace sentir que casi puedes palpar lo intocable.

Un viaje a través del tiempo y el espacio. Donde los sonidos de  principios de los noventa entran por la puerta grande de un club de Estados Unidos. Siempre hemos escuchado que “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Pero lo que estamos viviendo aquí y ahora supera cualquier comparación.

Y llega nuestra favorita. Unos días atrás le preguntamos sobre ella y sobre qué es lo que tienen en directo. Tras una segunda vuelta todavía no os podría decir de qué se trata. Probablemente, tras una cuarta tampoco. Una locura frenética encajada dentro de unos cánones de belleza establecidos en un universo paralelo.

Berni comienza su función. Soltando la guitarra. Cogiendo el micro con las manos. Haciéndose con el escenario. Convirtiendo la siguiente canción en su show. Saltando, bailando, dejándose guiar por la música creada por sus compañeros.

La epilepsia se acopla a nuestro lado. Convirtiéndonos en cada gota de sudor derramada. En cada partícula de humo. Y en las luces que se apagan tras el momento final.

No hemos podido recuperarnos. Simplemente, no hemos podido hasta ahora. Al salir del concierto de Hi Corea! junto a Holögrama sentimos un vínculo con todo lo que nos rodeaba. El volver a la realidad. Al estrés. Al humo de los coches. A los cafés de más. Incluso la lluvia y los paraguas chocándose los unos con los otros. Haciéndonos despertar de nuestro sueño caleidoscópico. Permitidnos perseguir a esta quimera al menos una vez más.

 

Fotografía: Lorena Lucenilla

Publicado por sinadiaz

Sina. Fashion & Music Communication Una de esas personas que decidieron ir a la capital "a ver si colaba"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: