No apto para clásicos

Destrozamos el traje ejecutivo convirtiéndolo en piezas femeninas. El diseñador Miguel Becer despide a los peces gordos de Wall Street y los lleva a la calle donde la gente de a pie demuestra de qué pasta está hecha.